INNOVA Research Journal, ISSN 2477-9024  
Enero Abril 2021). Vol. 6, No.1 pp. 84-110  
(
Correo: innova@uide.edu.ec  
Plan de intervención para estimular afectaciones cognitivas en niños y  
adolescentes institucionalizados  
Intervention plan to stimulate cognitive diseases in institutionalized children  
and teenagers  
Investigador independiente, Ecuador  
Autor para correspondencia: tinocobelen@gmail.com  
Fecha de recepción: 04 de junio de 2020 - Fecha de aceptación: 12 de octubre de 2020  
Resumen  
La presente investigación busca estudiar a la institucionalización como medio para acoger a los  
niños y adolescentes víctimas de maltrato infantil. El estudio tiene como objetivo estimular las  
afectaciones de las funciones cognitivas en niños y adolescentes institucionalizados mediante la  
elaboración de un plan de intervención neuropsicológico. La investigación es de tipo cuantitativo  
con un alcance de estudio exploratorio y descriptivo. El instrumento utilizado fue la Escala de  
Inteligencia de Weschler para niños y adolescentes, versión IV, y fue aplicado a 44 niños y  
adolescentes de la institución. A partir de la revisión bibliográfica y la prueba aplicada, se  
determinó que las alteraciones cognitivas corresponden a las áreas de Comprensión verbal,  
Memoria de trabajo y Velocidad de procesamiento; las funciones cognitivas conservadas están  
asociadas al área de Razonamiento perceptual. Finalmente, las puntuaciones del coeficiente  
intelectual de los evaluados corresponden a categorías debajo del promedio. Esta metodología  
permitió concluir que la institucionalización produce deficiencias cognitivas y no todas cuentan  
con un programa de intervención integral para satisfacer las demandas en cada etapa del desarrollo,  
especialmente a nivel cognitivo.  
Palabras claves: niñez; adolescencia; institucionalización; maltrato infantil; funciones cognitivas.  
Abstract  
The present investigation seeks to study institutionalization as a means of welcoming children and  
adolescents’ victims of child abuse. The study aims to stimulate the impairment of cognitive  
functions in institutionalized children and teenagers by developing a neuropsychological  
intervention plan. The research is a quantitative type with an exploratory and descriptive scope of  
study. The instrument used was the Weschler Intelligence Scale for children and teenagers IV and  
was applied to 44 children and teenagers of the institution. From the bibliographic review and the  
applied test, it was determined that the cognitive alterations correspond to the areas of Verbal  
comprehension, working memory and Processing speed; preserved cognitive functions are  
associated with the area of Perceptual reasoning. Finally, the intelligence quotient scores of those  
Esta obra se comparte bajo la licencia Creative Common Atribución-No Comercial 4.0 International (CC BY-NC 4.0)  
Revista de la Universidad Internacional del Ecuador. URL: https://www.uide.edu.ec/  
84  
INNOVA Research Journal 2021, Vol 6, No. 1, pp. 84-110  
evaluated correspond to below-average categories. This methodology allowed us to conclude that  
institutionalization produces cognitive deficiencies and not all of them have a comprehensive  
intervention program to satisfy the demands at each stage of development, especially at the  
cognitive level.  
Keywords: childhood; adolescence; institutionalization; child abuse; cognitive functions.  
Introducción  
La institucionalización es considerada un problema social que afecta negativamente a los  
usuarios dentro de las residencias. Esta medida de protección social infantil se la conoce con  
distintos términos: hogares de protección, cuidado residencial, residencias de acogida, orfanatos,  
entre otros. La institucionalización se define como una forma de protección social en donde se  
separa al niño de sus progenitores porque sus hogares constituyen un riesgo para su integridad y  
crecimiento físico y psicológico (Fernández-Daza y Fernández-Parra, 2013). Estas instituciones  
pueden ser privadas o regidas por el estado.  
En la última década, las investigaciones realizadas por varios autores han demostrado que  
la institucionalización tiene un impacto negativo en la cognición de los menores de edad,  
afectando el desarrollo del lenguaje comprensivo, morfología y sintaxis. Permite la aparición de  
déficit de atención, coeficiente intelectual inferior, problemas de aprendizaje, entre otros  
(Cabrera-Moreno y Zevallos-Herencia, 2015).  
Los niños que son separados de sus hogares durante los primeros años de vida son los  
más afectados a nivel cognitivo, conductual y emocional. La familia constituye un papel  
fundamental, especialmente durante la infancia y adolescencia, ya que es la encargada de velar  
no solo por las necesidades biológicas del infante sino también por las necesidades afectivas, dar  
protección, seguridad, fomentar la socialización y evitar escenarios agresivos. En el hogar, el  
niño aprende a interactuar. Sin embargo, no todos los hogares constituyen el medio idóneo para  
la integridad y el desarrollo evolutivo. Las causas de institucionalización son varias. Entre ellas  
encontramos: violencia intrafamiliar, familias disfuncionales, abuso físico y sexual, pobreza,  
abandono, entre otros.  
Un ambiente seguro para el infante permite un desarrollo neuropsicológico adecuado y el  
desenvolvimiento de las funciones cognitivas acorde a la edad del individuo. Las funciones  
cognitivas son procesos mentales que permiten llevar cabo distintas actividades y  
desenvolvernos en el medio ambiente. Mediante las funciones cognitivas las personas son  
capaces de seleccionar, receptar, almacenar, transformar, elaborar y recuperar información. El  
desarrollo de estas funciones es progresivo y continuo, es decir, el sistema nervioso constituye  
cambios constantes en cada etapa del sujeto que le ayudan en su adaptación social.  
Los niños y adolescentes víctimas de abuso sexual y físico, pobreza, abandono, carencias  
afectivas, espectadores de violencia en relaciones parentales son vulnerables para el desarrollo  
adecuado a nivel cognitivo, conductual y emocional. El 10% de los niños en América Latina  
viven en un hogar de protección, específicamente 374.308 infantes. A nivel nacional, 9.7 % de  
niños expuestos a situación de riesgo se encuentran en residencias de acogida, el 47.8% de estos  
Esta obra se comparte bajo la licencia Creative Common Atribución-No Comercial 4.0 International (CC BY-NC 4.0)  
Revista de la Universidad Internacional del Ecuador. URL: https://www.uide.edu.ec/  
85  
INNOVA Research Journal 2021, Vol 6, No. 1, pp. 84-110  
niños tienen entre 13 y 18 años de edad, seguido por el 41.79% que tienen entre 5 y 12 años y  
luego el 10.36% que tienen de 0 a 4 años de edad (Robalino-Buenaño & Carranza-Villamar,  
2
017).  
Otra problemática de la institucionalización es que no todos los hogares de acogida  
cuentan con el personal adecuado para brindar apoyo psicológico y social, velar por el estado  
físico de cada residente y cubrir con los gastos educativos que demanda cada individuo. Por lo  
tanto, la falta de educación, estimulación temprana, exposición a eventos traumáticos durante la  
infancia suponen obstáculos para el desarrollo neuropsicológico adecuado.  
La presente investigación tiene como objetivo principal estimular las afectaciones de las  
funciones cognitivas en niños y adolescentes institucionalizados, mediante los siguientes  
objetivos específicos:  
Identificar las necesidades en la infancia para un adecuado desarrollo afectivo,  
psicológico y social.  
Identificar las principales consecuencias que produce la institucionalización.  
Determinar las funciones cognitivas alteradas y conservadas de los niños y adolescentes  
institucionalizados.  
Elaborar un plan de intervención para estimular las funciones cognitivas que presentan  
alteraciones y promover un desarrollo neuropsicológico adecuado.  
Marco teórico  
Maltrato infantil  
Según Unicef (2015), 6 de cada 10 niños en el mundo son víctimas de maltratos físicos  
por parte de sus tutores y 1 de cada 10 niños han sufrido abuso sexual. Otros estudios señalan  
que el 20% de las mujeres y del 5% al 10% de los hombres afirman haber sido víctimas de abuso  
sexual durante su niñez; y un 25% al 50% haber sufrido maltrato físico (Diaz-Leguizamón,  
2
014).  
El Código de la niñez y adolescencia en el artículo 67 postula:  
Se define maltrato infantil a cualquier conducta, acción u omisión que provoque daño a la  
integridad física, psicológica y sexual del niño o adolescente por cualquier sujeto, ya sea  
progenitores, cuidadores o educadores. Se incluyen en esta calificación el trato negligente  
o descuido grave o reiterado en el cumplimiento de las obligaciones con los niños, niñas  
y adolescentes, relativas a la prestación de alimentos, atención médica educación o  
cuidados diarios; y su utilización en la mendicidad (Asamblea Nacional, 2014).  
La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece cuatro tipos de maltrato infantil:  
Esta obra se comparte bajo la licencia Creative Common Atribución-No Comercial 4.0 International (CC BY-NC 4.0)  
Revista de la Universidad Internacional del Ecuador. URL: https://www.uide.edu.ec/  
86  
INNOVA Research Journal 2021, Vol 6, No. 1, pp. 84-110  
Tabla 1  
Tipos de maltrato infantil  
Tipos de maltrato  
Características  
Abuso físico  
Se considera uso extremo de fuerza física contra un menor de  
edad que provoque daño o perjuicio hacia el desarrollo de su  
dignidad, salud y supervivencia.  
Abuso sexual  
Hace referencia a la participación de un menor de edad en  
actividades sexuales impuestas por adultos u otros niños sin  
consentir la acción o no tener conocimiento pleno de la  
participación en la actividad.  
Abuso psicológico  
Desatención  
Puede presentarse en acontecimientos disfuncionales o  
incidentes por parte del cuidador o padres en el contexto en que se  
desenvuelve el niño y el cual carece del apoyo y necesidades  
básicas para el desarrollo del infante.  
Hace referencia a la carencia de condiciones básicas que los  
niños y adolescentes deben tener para su óptimo desarrollo. Estos  
son: salud, nutrición, educación, hogar y afecto.  
Fuente: Adaptada de: “Prevención del maltrato infantil: Qué hacer y cómo obtener evidencias de (Butchart,  
Phinney-Harvey, Mian, Furniss, & Kahane, 2009).  
Como consecuencias del maltrato infantil, los niños y adolescentes son vulnerables a  
implicarse en delitos, problemas legales, consumo de sustancias psicoactivas, ausentismo  
escolar, relaciones sexuales precoces y psicopatologías, tales como, depresión, ideaciones  
suicidas, trastornos alimentarios, estrés postraumático y trastornos disociativos (Fernández-  
Fernández, 2014).  
Institucionalización en menores de edad víctimas de maltrato  
Debido a que los primeros años de vida son fundamentales para un correcto desarrollo  
cognitivo, conductual y emocional de la persona, los menores de edad que se encuentran en  
vulnerabilidad y que requieran de una protección integral, habitan en casas de acogida, hogares o  
residencias. La institucionalización es un proceso de protección transitorio regido por el estado o  
una entidad autónoma en el que trabajan en conjunto profesionales de la salud, tales como,  
médicos, psicólogos y trabajadores sociales para proveer al niño o adolescente la ayuda necesaria  
para garantizar un óptimo desarrollo. Además, la institucionalización no pretende reemplazar a la  
familia, por lo que, uno de sus principales objetivos es velar para que los menores de edad  
puedan ser reinsertados en su ambiente familiar (padres, tíos o abuelos), se reintegre a una  
familia diferente (adopción), y en caso de que no se puedan cumplir las opciones anteriores,  
preparar al sujeto para la independencia cuando sea mayor de edad (Quezada-Moncada, 2016).  
Esta obra se comparte bajo la licencia Creative Common Atribución-No Comercial 4.0 International (CC BY-NC 4.0)  
Revista de la Universidad Internacional del Ecuador. URL: https://www.uide.edu.ec/  
87  
INNOVA Research Journal 2021, Vol 6, No. 1, pp. 84-110  
Desarrollo de la infancia  
En la infancia, cada niño tiene necesidades que deben satisfacerse en cada etapa de  
desarrollo, es decir, un niño de meses no tiene las mismas demandas de un infante de 5  6 años.  
Atender las necesidades infantiles va a permitir que el niño pueda desarrollar habilidades  
cognitivas, conductuales y emocionales adaptativas para desenvolverse funcionalmente en su  
entorno. Las demandas que las instituciones deben cubrir en cada infante son: necesidades de  
seguridad, desarrollo cognitivo/lingüístico y desarrollo socioemocional.  
Las demandas relacionadas a la seguridad se refieren a las necesidades biológicas que  
cada persona posee para poder vivir (alimentación, salud) y garantizar un apropiado desarrollo  
físico. Las necesidades cognitivo/lingüístico se relacionan con la capacidad del infante de poder  
desarrollar sus funciones ejecutivas y que estas le permitan entender y estructurar las vivencias y  
situaciones diarias. Finalmente, las necesidades socioemocionales hacen referencia a los  
elementos afectivos con que los infantes deben contar para poder desarrollar una óptima  
expresión afectiva y una adecuada interacción social (Jimeno-Jimenez, 2016).  
La teoría del apego, descrita por Bowlby, describe la base para que el niño pueda  
desarrollar habilidades sociales y emocionales en el futuro. La figura del apego hace referencia al  
sujeto que brinda al infante seguridad en situaciones en las que el niño se encuentra vulnerable,  
es decir, peligro, estrés y tensión. Esta figura de apego, bajo la protección del cuidador, genera el  
aprendizaje para afrontar “experiencias traumáticas” y permite al niño explorar e interactuar con  
el medio, es decir, el niño debe contar con una figura segura y protectora que no solo cubra sus  
demandas emocionales, sino que le permita aprender a relacionarse adecuadamente con personas  
y objetos (Salinas-Quiroz y Posada, 2015).  
Afectaciones psicológicas de la institucionalización  
Estudios revelan que cada tres meses que un infante o adolescente permanece en una  
institución, pierde un mes de desarrollo (Palummo, 2013). Además, en algunos niños, la soledad,  
el temor e incertidumbre de vivir en una institución y lejos de su hogar por la ruptura de vínculos  
familiares o por las características que presenta la casa de acogida, puede ser un factor para  
generar en el menor de edad la aparición de problemas psicológicos o agravar síntomas  
psicopatológicos existentes (Fernández-Daza, 2013).  
Investigaciones realizadas por autores han permitido determinar las alteraciones  
neurobiológicas que el infante puede presentar por estar institucionalizado. Según Fernández-  
Daza (2013), cuando la institucionalización tiene una duración larga, es decir, mayor a seis  
meses, en el niño existe una alteración en el desarrollo cerebral, disfunciones en el cuerpo  
calloso, amígdala e hipocampo y aumento del cortisol por la escasa interacción social. Estas  
alteraciones neuropsicológicas, pueden causar déficit de atención, hiperactividad, impulsividad,  
deterioro cognitivo (atención, memoria y lenguaje) y problemas conductuales.  
Además, los niños pueden presentar afectaciones en las funciones cognitivas,  
especialmente en cuatro áreas:  
Esta obra se comparte bajo la licencia Creative Common Atribución-No Comercial 4.0 International (CC BY-NC 4.0)  
Revista de la Universidad Internacional del Ecuador. URL: https://www.uide.edu.ec/  
88  
INNOVA Research Journal 2021, Vol 6, No. 1, pp. 84-110  
Tabla 2  
Afectaciones en las funciones cognitivas  
Afectaciones cognitivas  
Características  
Comprensión verbal  
Hace referencia a la elaboración de conceptos verbales,  
razonamiento verbal y conocimiento adquirido del entorno  
ambiental.  
Razonamiento perceptual  
Memoria de trabajo